Embalajes con cero fallos: ¿mito o realidad?

La calidad es uno de los elementos diferenciadores más importantes en el sector de los embalajes. Aunque hay otros factores que también cuentan —la rentabilidad, la sostenibilidad, los plazos—, si en última instancia el embalaje no supera el test de calidad puede poner en riesgo toda una tirada y llevarse por delante la relación con el cliente. En algunos sectores, por ejemplo en la industria farmacéutica, los fallos en el embalaje pueden tener consecuencias aún más graves.
BOBST fue la primera empresa en presentar un sistema de control de calidad en línea completamente integrado en una plegadora-encoladora en 2011, con la primera generación de ACCUCHECK, que permitía una progresión fluida sin necesidad de un control de calidad adicional en el proceso.

Redacción Alabrent

Pero, ¿cómo pueden mantener los fabricantes el control de calidad en un entorno cada vez más competitivo en el que los márgenes cada vez son más estrechos y las tiradas cortas con plazos ajustados son más habituales? En este contexto, la mayoría de las empresas no puede permitirse el lujo de contar con personal de control de calidad que supervise exhaustivamente su proceso de embalaje. El peso recae en el fabricante, que debe suministrar embalajes sin ningún tipo de fallo con unos ajustados plazos de entrega.

En palabras de Pierre Binggeli, director de marketing de productos de la división de plegadoras-encoladoras Sheet-Fed de BOBST: «Conseguir un embalaje con cero fallos es un objetivo clave de todos nuestros clientes. Lo que buscan es garantizar una producción de calidad perfecta y una detección oportuna de cualquier error dentro de la cadena de producción. Necesitan un sistema en el que puedan confiar para identificar anomalías y eliminar fuentes de errores, asegurando así una calidad uniforme y la satisfacción del cliente.»

BOBST fue la primera empresa en presentar un sistema de control de calidad en línea completamente integrado en una plegadora-encoladora en 2011, con la primera generación de ACCUCHECK, que permitía una progresión fluida sin necesidad de un control de calidad adicional en el proceso. Esta solución inspecciona las piezas de cartón para detectar posibles defectos cuando entran en la plegadora-encoladora BOBST. Desde entonces, ACCUCHECK se ha convertido en un referente para la industria y en un imprescindible para los clientes del sector farmacéutico de BOBST en particular.

«Ha sido un rotundo éxito entre nuestros clientes de la industria farmacéutica —afirmaba Binggeli.— Y es que les aporta una tranquilidad absoluta —una producción con una calidad controlada al 100% que garantiza el cumplimiento de los estándares del sector y reduce el riesgo de amonestaciones y sanciones.»

Una inspección completa de las imperfecciones más diminutas

La capacidad de inspección de ACCUCHECK es muy completa e incluye una precisa medición del color e inspección del texto, detectando así cualquier defecto de impresión, como omisiones de impresión, errores de texto, fallos de códigos y variaciones cromáticas. Además, permite realizar un análisis exhaustivo de la integridad del sustrato, evitando daños, polvo (con el dispositivo de eliminación de polvo), grasa o cualquier otro elemento externo en los cartones.

Las variaciones de registro entre procesos (impresión, corte, aplicación de película o gofrado) se miden con precisión gracias a nuestro sistema único de iluminación patentado, y todos los procesos de embellecimiento como la aplicación de películas, el barnizado o el gofrado son inspeccionados minuciosamente. Inspecciona el 100% de las poses barnizadas, metalizadas y gofradas.

Las cajas defectuosas (con salpicaduras, puntos, arañazos o rayaduras) se expulsan automáticamente, con un control de la calidad del 100% de la producción.

Embalajes con cero fallos y alta velocidad: la nueva ACCUCHECK

BOBST acaba de desarrollar una versión avanzada de su sistema de control de calidad. La nueva ACCUCHECK es compatible con la última generación de máquinas MASTERFOLD 75 / 110 o EXPERTFOLD 50 / 80 / 110. Inspecciona cuidadosamente poses de cartón para detectar defectos y garantiza una calidad constante a velocidades de hasta 500 m/min o 140 000 cajas por hora. Con ello se convierte en la máquina de control de calidad en línea más rápida, capaz de funcionar a plena velocidad con ACCUBRAILLE. Este último ofrece a los fabricantes la posibilidad de estampar Braille en los cuatro paneles de la caja, incluso transversalmente con respecto a la dirección de procesado.

Basándose en la experiencia a lo largo de 30 años en la tecnología Registron de BOBST, ACCUCHECK es una solución tremendamente flexible que permite a los usuarios inspeccionar diferentes áreas de las cajas según diferentes criterios de calidad de los fabricantes (o de sus clientes) sin sacrificar la facilidad y la rapidez de manejo. Permite una completa gestión de PDF con un pack de funciones PDF que incluye la comprobación de la corrección del texto y de las referencias, prestaciones imprescindibles para el sector farmacéutico.

Otras nuevas funciones son la identificación inteligente de texto, que funciona con un algoritmo de aprendizaje automático, así como un sistema de elaboración de informes que puede adaptarse a los objetivos de validación del cliente y está disponible a través de un navegador web. ACCUCHECK también está equipada con un dispositivo de eliminación del polvo, que retira más del 90% de las partículas de polvo para evitar una detección de fallos innecesaria.

La línea de plegado-encolado es fácil de usar. La nueva ACCUCHECK está equipada con la interfaz HMI SPHERE, que ofrece diferentes modos de funcionamiento para un ajuste personalizado. Esta función se está incorporando a modo estándar en las nuevas máquinas de BOBST. Los parámetros de inspección se pueden guardar y recuperar, lo cual permite configurar pedidos reiterados en cuestión de segundos. También pueden ajustarse diferentes derechos de acceso para cada usuario.

«BOBST ha sido el primer fabricante de plegadoras-encoladoras que ha ofrecido este tipo de dispositivo de control de calidad. Con la nueva ACCUCHECK hemos ido un paso más allá en el control automatizado de la calidad —asegura Binggeli.— En combinación con ACCUBRAILLE, hace que dispongamos de una solución totalmente integrada, única en el sector. Hasta el momento había sido de utilidad principalmente para la industria farmacéutica —la completa gestión de PDF, la inspección de texto y la elaboración de informes se adaptan perfectamente a este sector. Pero la nueva ACCUCHECK también puede configurarse para adaptarla a otros sectores industriales, que requieran distintas velocidades y distintos tipos de inspección, para atender igual de bien a otros sectores.»

Así las cosas, los embalajes con cero fallos son ya una realidad que se está convirtiendo rápidamente en un referente para diversos sectores a medida que BOBST sigue innovando.

Noticias relacionadas

Bobst Group Ibérica, S.L.

APARTADOS: Suministros para cartón ondulado y cajas, Suministros para envases y materiales flexibles, Suministros para la manipulación de papel y cartón 08018 BARCELONA, España Más información