No solo con voluntad se digitaliza una empresa gráfica

Parece que cada cierto tiempo todo el mundo se pone de acuerdo en hablar de lo mismo. Esto no solo ocurre en la conversación del sector gráfico, en el que nos movemos, sino también en cualquier otro sector de actividad productiva. Me refiero a lo que se ha venido en denominar Industria 4.0.
Francisco Pérez. Director General de Palmart Software S.L.

[Francisco Pérez. Director General de Palmart Software S.L.] El concepto 4.0 correspondería al cuarto nivel o cuarta etapa de desarrollo de la Revolución Industrial que se inició en el siglo XVIII y que en las primeras décadas del siglo XXI está configurando las bases para esa nueva etapa que ya está aquí y que va a determinar la productividad de las empresas de nuestro sector.

Conceptos como automatización, robotización y digitalización, son conceptos sobre los que pivotan los procesos de modernización y actualización tecnológica de la industria. El mundo gráfico, como decía más arriba, no es una excepción sino todo lo contrario. Me atrevería a decir que es uno de los sectores que más cerca está, objetivamente, de la era 4.0 debido al elevado uso de tecnologías avanzadas en sus procesos productivos. Pensar por ejemplo en la gran cantidad y calidad de tecnología que los fabricantes ponen a disposición en las áreas de preimpresión, impresión o postimpresión, así como las herramientas de gestión empresarial que están implementadas o disponibles.

Bajo mi punto de vista la Industria Gráfica en nuestro país debe afrontar la era 4.0 con decisión, pero también con realismo. Decisión en el sentido de que es imprescindible dirigir los esfuerzos de mejora y crecimiento en esa dirección, independientemente del tamaño de la empresa y su capacidad de inversión, cada cual llegará hasta donde pueda pero en esa única dirección. No existe otro camino hacia la productividad que la digitalización. Pero al mismo tiempo es necesaria una visión realista del proceso de cambio y translación de modelo.

Mi experiencia profesional de más de veinte años en el sector gráfico me indica que muchos de los proyectos de industria 4.0 los ha guiado más el deseo de cambio que el hecho de tener diseñada una propuesta realista y esto no facilita las cosas a la consecución de objetivos. Cualquier proyecto de digitalización debe comenzar por los cimientos y los cimientos se asientan en el conocimiento de las capacidades, de las claves y de la metodología del cambio.

En primer lugar, es necesario hacer una foto precisa y realista de nuestro flujo de trabajo, flujo de información y de nuestra capacidad tecnológica productiva. Esto parece sencillo incluso obvio, pero no lo es tanto. Alguien tiene que hacer este análisis (foto) de la forma más objetiva posible y no siempre se consigue desde dentro de la propia empresa.

Tenemos una cantidad significativa de procesos productivos mejorables, una fluidez de la información entre personas y departamentos mejorable. Desconocemos muchas veces las posibilidades de integración de nuestros recursos con otros recursos propios o con recursos de terceros que nos podrían aportar mucho valor.

También desaprovechamos por falta de conocimiento y de formación muchas de las utilidades y mejoras que los sistemas de gestión nos ofrecen o pueden ofrecernos. O todavía peor trabajamos con múltiples aplicaciones sin integración o con integraciones deficientes dificultando el proceso de flujo de información con las consiguientes perdidas de productividad.

Desconocemos y desaprovechamos las posibilidades de mejora que aporta la tecnología como no somos capaces muchas veces por falta de herramientas tecnológicas de convertir la información en bruto que manejamos a diario en conocimiento preciso y valioso para la toma más adecuada de decisiones.

Como consecuencia de todo lo anterior desconocemos muchas veces en qué productos o áreas de negocio somos o podemos ser más competitivos para de esta forma proyectarnos hacia cotas de mayor productividad y rentabilidad, objetivo principal de cualquier negocio privado.

Para finalizar decir que a la hora de iniciar un viaje hacia la industria 4.0, hacia la digitalización que haga más productivo y rentable nuestro negocio hace falta algo más que voluntad. Hace falta análisis y orientación del proyecto, un proyecto definido, una gestión de recursos, una ruta que nos indique de donde partimos y hasta donde queremos llegar gradualmente. La tecnología por sí sola no nos va a llevar a la digitalización. Hace falta optimizar los recursos actuales tanto técnicos como humanos e implementar los que se necesiten para alcanzar objetivos.

Noticias relacionadas

Palmart

APARTADOS: Suministros para preimpresión, Suministros para impresión offset, Suministros para impresión digital, Suministros para la manipulación de papel y cartón, Empresas de servicios 46360 BUÑOL, España Más información